HAZLO A SU MANERA

Imaginemos por un momento a un niño de 4 o 5 añitos tomado de la mano de su padre, hay una calle donde transitan carros y deben cruzar por allí, el padre toma con fuerza la mano de su hijo, el pequeño quiere salir a correr desconociendo totalmente el peligro que tiene al frente, el padre quiere evitar una tragedia, el niño tan solo quiere jugar. Cuando vemos a Dios como un Padre, entendemos que Él nos ama profundamente y quiere guardarnos del mal, tal como lo haría un padre natural, muchas…

Leer más