EL INGREDIENTE SECRETO, ES EL AMOR

1 Corintios 16:14

Hagan todo con amor (NVI)

En cierta ocasión, un adolescente elaboraba cuidadosamente una hermosa tarjeta, cuyo punto central de atención era un brillante y llamativo corazón. Él estaba tan dedicado, que apenas notó cuando su mamá entró en la habitación. Ella no sabía, que él planeaba sorprender a su abuela, cuyo estado de salud se había deteriorado en el último tiempo, y tampoco entendía por qué la tarjeta parecía un detalle de amor y amistad, pues era el mes de julio.

Él le comentó, que le había surgido la idea, mientras el pastor en el culto dominical decía, que cuando le entregábamos nuestro corazón a Jesús, prometíamos amarlo por siempre, de la misma manera que él lo haría eternamente. Le dijo, que, con la tarjeta le diría a su abuela, que la amaría por siempre, y buscaría animarla, pues no sabía por qué el día de amor y la amistad no podría celebrarse más a menudo, si uno tenía algo o alguien que amaba.

Entonces, la cuestión es ¿por qué esperar un día especial, para decirles a nuestros seres queridos “te amo”? ¿por qué esperar al culto dominical, para decirle a Dios “te amo”? ¿por qué esperar a tener el mayor impulso de hacer las cosas, para hacerlas con amor y pasión?

En 1 Corintios 3:2, el apóstol Pablo concluye: “sí no tengo amor, nada soy”

En 1 Juan 4:8, el escritor afirma que: “el que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.”  

Es decir, que cuando amas y bendices cada cosa que haces en el día a día, y a cada persona que Dios colocó a tu lado, ese acto, le dice al señor, que estás agradecido, que le amarás y le honrarás por siempre.

Vivir llenos de amor y de pasión, demuestra no solo, que conocemos a Dios, que él está en nosotros y que hemos decidido amarlo, sino que somos seres significativos, pues el amor logra que nuestras acciones, dones y talentos sean útiles, al canalizarse hacia los demás.

Joven, recuerda, que el amor de Dios no ha cambiado, y él ahora desea que se manifieste en ti; es el mismo que Jesús demostró al renunciar a su divinidad, al hacerse hombre y al sacrificarse. En 1 Corintios 13:7 dice que, el amor “todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”, es decir, persevera, se expresa todos los días y triunfa.

¡COMIENZA HOY!

Abre tus ojos y dile al señor “te amo”; levántate y dile a tus seres queridos “los amo”; ama tu trabajo, ama cada cosa que hagas, pues el fruto del Espíritu Santo en ti es “amor”, y con amor, podrás también tener una vida supremamente significativa y honrarás siempre a Dios.

Dios te Bendiga. 

Por: Viviana Gómez

Entradas relacionadas