ORA-CCIÓN

Orar por otros, sin importar si son de nuestro barrio o no, si son creyentes o no, la posición social, política, religiosa o financiera, en la que se encuentren; y que ellos sepan que el resultado del beneficio recibido proviene de Dios, está bien. INTERCEDER por otros está bien, tan sólo porque Dios nos exhorta a hacerlo.

Exhorto, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres.  (1 Timoteo 2:1 RV60)

Si la oración para nosotros hoy es la base de nuestra vida, si es algo que hemos determinado hacer todos los días con el tiempo necesario, vamos a recibir el favor de Dios en todo lo que hagamos y así también para aquellos a quienes incluimos en nuestras oraciones, por aquellos que se acercan y nos dices “oren por mí, estoy pasando por un momento malo”.  

La biblia habla de Moisés y le da a entender el poder que tiene una declaración (oración) y solo con accionar su vara empieza a ver los milagros sobre el pueblo, Pero el Señor le dijo a Moisés: «¿Por qué clamas a mí? ¡Ordena a los israelitas que se pongan en marcha! Y tú, levanta tu vara, extiende tu brazo sobre el mar y divide las aguas, para que los israelitas lo crucen sobre terreno seco. (…) Moisés extendió su brazo sobre el mar, y toda la noche el Señor envió sobre el mar un recio viento del este que lo hizo retroceder, convirtiéndolo en tierra seca. Las aguas del mar se dividieron, y los israelitas lo cruzaron sobre tierra seca. El mar era para ellos una muralla de agua a la derecha y otra a la izquierda. (Éxodo 14:15-16 y 21-22 NVI)

Entonces, ¿qué estás esperando? Dios nos ha dado autoridad como hijos suyos para llevar esa oración a una acción, es momento que determines tener lo que has soñado a través de una oración que declare y reciba la heredad que el padre ha preparado para todos nosotros, que hemos decido confiar en él. 

Te invito hoy a tomar a diario unos cuantos minutos para hablar con tu padre y empezar a declarar, que tu ración hoy se transforme en acción y empieces a ver las promesas de Dios cumplidas en ti. 

Santiago Copete Gómez
@voztiago

Entradas relacionadas