TALENTO INNATO

Efesios 4:7 

7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. (RVR) 

Iniciaré con esto ¿alguna vez te has preguntado, para qué eres naturalmente talentoso(a)? 

Quizá Sí, o tal vez No. Lo cierto, es que en algún momento de nuestra vida se hará supremamente necesario responder a ella … reflexionemos sobre la siguiente historia … 

En Italia, pueblo de Cremona, vivió durante el siglo XVI un joven llamado Antonio. Este joven frecuentemente sentía tristeza, porque vivía en un lugar famoso por su música, pero él no podía  cantar o tocar. Su voz no era especial, por lo que nunca fue invitado a cantar en el coro de jóvenes de Cremona. Cuando empezó a tomar lecciones de violín, los vecinos convencieron a sus padres para que dejara de tocar. Sin embargo, él insistía en participar del arte musical. Sus amigos se burlaban de él porque parecía que su único talento era tallar; pero él no se desanimó. Un día se enteró de que un famoso fabricante de violines llamado Amati vivía en Cremona. Al día siguiente lo visitó y le rogó que le recibiera como aprendiz en su taller. Allí estuvo trabajando y estudiando durante muchos años. Su afición por tallar se desarrolló hasta llegar a convertirse en su arte. Con paciencia talló muchos violines, procurando que cada uno fuera mejor y más bello que el anterior. Cuando Antonio murió dejó hechos más de 1.500 violines, uno llevaba el nombre de «Antonio Stradivarius». Hoy son los violines más buscados del planeta. A través de los siglos, su alta calidad es inalterable, por lo cual se venden en cantidades astronómicas. Antonio Stradivarius no podía cantar o tocar, pero hizo lo que pudo; y ahora, después de trescientos años, sus violines todavía producen música bellísima. 

La GRACIA de Dios, es una temática central de su palabra; este es el elemento que nos permite recibir su perdón y la activación de sus beneficios, pero también entender el porqué de lo que tenemos o no tenemos. Por la GRACIA de Dios, tú y yo, desde antes de nuestro nacimiento, fuimos dotados de un DON (término del latín donum, que refiere al TALENTO innato o natural que posee una persona) y de una medida de ese DON, que tenemos la obligación de encontrar, explotar y multiplicar a lo largo de nuestra vida en la tierra.     

La GRACIA, te otorgó un DON especial ¿lo has encontrado? ¿continuas buscándolo? o ¿te has distraído en algo en lo que realmente nunca lo encontrarás?

Si Antonio, el joven de la historia, no hubiera desistido de cantar o de tratar de interpretar un instrumento, para concentrarse en el arte de tallar, jamás habría plasmado su nombre en la historia … ¿qué harás tú? …  

Frecuentemente, nos preocupamos; nos empeñamos en cosas que no podemos hacer, y gastamos nuestra vida en búsqueda de ese TALENTO; a cambio descuidamos y restamos importancia a lo que Dios sí nos dió, tal vez porque nos parece inalcanzable o poco significativo. Así, lo más importante no es cuáles o cuántos son nuestros TALENTOS, sino lo que hacemos con ellos. Antonio amo y perfeccionó el arte de tallar; tal vez, jamás imaginó el alcance de su obra, o que sus violines serían los más valiosos, o los más melodiosos del mundo; sin embargo, puso al servicio de la música su pasión, la multiplicó, la llevó a su máxima expresión y seguramente encontró en esto la felicidad y la satisfacción.       

1 Pedro 4:10-11

10 Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas. 11 El que habla, hágalo como quien expresa las palabras mismas de Dios; el que presta algún servicio, hágalo como quien tiene el poder de Dios. Así Dios será en todo alabado por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén. (NVI) 

En estos versículos, el escritor menciona que el TALENTO, además de ser una herramienta fundamental para llevar a cabo el propósito de Dios en nuestra vida, es también el medio por el que podemos bendecir a otras personas. Antonio le entregó a los violinistas un instrumento insuperable y al mundo miles de hermosas melodías. Cuando tú identificas tu TALENTO, la medida del mismo, lo multiplicas y bendices al mundo a través de él, serás hallado un fiel y excelente administrador de la GRACIA  de Dios; es decir, esto es administrarla de la forma correcta. 

Además, recuerda que cada vez que explotas tu TALENTO, estás también transmitiendo la GRACIA  de Dios. Por eso pregúntate ¿si Dios fuera músico, cómo lo haría? ¿si Dios fuera ejecutivo, cómo lo haría? ¿si fuera …?; así, cada vez que lo haces con tu mayor motivación, energía y excelencia, estarás glorificando y agradando a Dios. 

¿ESTÁS LISTO? 

Dios te Bendiga  

Por: Viviana Gómez   

 

Entradas relacionadas