TIRO AL BLANCO

Filipenses 3:13-14

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. (RVR)

Joven, te preguntaré ¿tienes claro hacia dónde vas?

Quizás tú respuesta sea SI, o tal vez NO. 

Iniciaré citando una curiosa situación de la serie cómic Peanuts …

“Peanuts” es una serie cómic, cuyo personaje principal es Charlie Brown o Carlitos. Este es el estereotipo de una persona sufrida e insegura, que constantemente pasa del ánimo al desánimo y viceversa.  

En una ocasión, este personaje poco inspirador, está en el patio trasero de su casa practicando tiro al blanco con su arco y sus flechas. Él templa el arco y lanza la flecha en dirección a una cerca. Luego, se dirige a donde ha caído la flecha y dibuja un blanco a su alrededor.

Después de un tiempo, su amiga Lucy, quien ha estado observándolo, le dice: “NO puedes practicar tiro al blanco de esta manera. Primero, dibuja el blanco; luego tira la flecha”. A lo que Charlie responde: “Lo sé, pero si lo hago a mi manera ¡nunca fallaré!”      

El anterior relato, podría ilustrar la causa, para la caracterización de un personaje naturalmente sufrido, inseguro y con escasos logros; esta es, una vida sin una dirección, o sin un propósito.  

¡DETENTE! … ¡PREGÚNTATE! ¿Cuál es mi punto al blanco? … ¿Cuál es el propósito de Dios para mi vida? ¿Lo he fijado? … de lo contrario, aparentemente nunca fallarás, pero tampoco nunca darás en uno de ellos. Es necesario buscar la revelación del propósito de Dios para tú vida, abandonar tú zona de confort y apuntar hacia él; motívate en que lo estás haciendo y en que lo lograrás, pues sólo en el cumplimiento de su propósito está la verdadera fuente de la satisfacción y la felicidad.

En los versículos anteriores, tomados de la Versión Reina Valera 1960, el apóstol Pablo evidencia que su punto al blanco, es conocer a Cristo, llegar a ser como él y llevar a cabo sus planes para su vida. Además, que está dispuesto a renunciar a los placeres y a las cosas vanas y perjudiciales, a fin de conseguirlo.

¿Estarías dispuesto a gastar toda tu energía en el propósito? … ¡PREGÚNTATE! ¿Qué prácticas, o qué cosas estorban al propósito de Dios en tú vida?

Quizás hasta hoy, tiraste miles de flechas hacia miles de direcciones, pero eso ya pasó; Pablo dejó atrás al perseguidor, al asesino, al incrédulo, y jamás permitió que su pasado lo detuviera o lo distrajera; y entendió que hasta el último día de su vida sería un arquero en entrenamiento, para acertar al punto al blanco.  

¡LEVÁNTATE! Y NO dejes que la tensión entre lo que hiciste o no hiciste y lo que ahora deseas ser, te gane; concéntrate en el conocimiento de tú Dios y de su palabra, en tú relación con él, y en su propósito en ti … ¡SÓLO ASÍ TU FLECHA IRÁ EN LA DIRECCIÓN CORRECTA!

AHORA ¿ESTÁS LISTO PARA APUNTAR A TÚ PUNTO AL BLANCO?

Dios te Bendiga   

Por: Viviana Gómez  

Entradas relacionadas

Deja un comentario