EL CRACK

En 1929 ocurrió el famoso crack del 29 en Estados Unidos, fue la crisis económica mundial más grande que ha sucedido en la historia del mundo, esta crisis comenzó con la gran inversión que se tuvo para la Gran guerra en 1919, luego continuó con las supuestas inversiones de valores que los bancos ofrecían de manera fácil a todo aquel que quisiera tener una buena vida. 

Y es que todos deseamos una buena vida, que incluya casa, titulos, un medio de transporte, dinero; cada quien conforme a su propio deseo.

Y es precisamente el deseo lo que nos lleva a aquello que nos falta. El problema es cuando terminamos esclavos de aquello que nos genera una “buena vida”.

1 Corintios 10:23-26 Palabra de Dios para Todos (PDT)

23 Se dice: «Todo está permitido», pero no todo es bueno. «Todo está permitido», pero no todo es beneficioso.

Una palabra muy usada para la esclavitud en la actualidad es, codependencia o adicción, y para entender esta palabra es necesario entender primero la palabra dependencia, según la RAE es: Subordinación a un poder.

Y cuando hablamos de subordinación evidentemente hablamos de esclavitud. de una relación de origen o conexión. 

De la situación de una persona que no puede valerse por sí misma. y que presenta la necesidad compulsiva de alguna sustancia, como alcohol, tabaco o drogas, para experimentar sus efectos o calmar el malestar producido por su privación o la necesidad de estar con una persona, o de mantener un objeto cerca, a manera de amuleto.

Todo esto hace presencia en nuestra vida debido a que hemos tenido un crack, como el de 1929. ese crack es una ruptura brusca, inesperada, un evento que cambia nuestra manera de vivir, el abandono de los padres, de la pareja, el abandono de los amigos… 

Y cuando esto sucede queda la tusa, el vacío, y nosotros desesperadamente buscamos entonces llenarlo de la forma más rápida que podamos hacerlo, y caemos ante las redes del enemigo a expensas de esas cosas que nos suben el ánimo, que nos dan felicidad por unos momentos o nos generan paz y descanso por algunas horas; una buena vida. Es cuando nos hemos convertido en esclavos o en obsesivos – compulsivos debido a que desesperadamente buscamos llenar nuestro vacío, pero no solo una vez sino muchas veces.

No dejemos que los problemas, la tusa, o las circunstancias difíciles superen nuestra visión acerca de la vida, tu y yo tenemos un propósito, y necesitamos alcanzarlo. 

Estimado lector, olvida las cosas pasadas que no te deja avanzar hacia la meta. Despojate de todo aquello que te carga, ata, amarra o te hace tropezar. Comienza a poner tu confianza en Jesucristo y de esta manera ese vacío que te lleva a probar sustancias, relaciones, pornografia, masturbacion, lujuria serán llenos de la gloria de Dios, aquel que es el único dueño de una buena vida.

Oremos.

Señor Gracias por la vida de quien lee estas letras, porque tú estás sanando su vida, con una pequeña insinuación acerca de lo que ha estado viviendo, liberalo Señor de su dependencia o adicción de su trastorno compulsivo obsesivo, fortalecelo y ayúdalo a avanzar de acuerdo a tu palabra, en el Nombre de Jesús, Amén.

Por: Ivonne Mora

Entradas relacionadas

Deja un comentario