CREER Y ESPERAR

Creer es el primer paso que nos encamina a una respuesta de Dios, no podemos pedir si no creemos porque sería una completa incoherencia, sencillamente sería un martirio esperar algo de alguien en quien no confiamos, por ejemplo, uno no va por la calle pidiéndole favores a extraños simplemente porque no confiamos en ellos y porque al no ser nada nuestro es difícil que hagan algo por nosotros, a veces caemos sin querer en el error de esperar algo de Dios y no creer que lo está haciendo o que puede hacerlo, es decir esperamos, pero al mismo tiempo dudamos.

Esperar es el segundo, tan pronto como sabemos que tenemos que esperar por algo entra en nuestra vida un desanimo total, como si esperar fuera lo peor que nos puede pasar, claro, todos quisiéramos tener respuestas en el momento que las pedimos, pero olvidamos que si esperamos algo de alguien es porque confiamos en que puede hacer algo por nosotros y lo mismo debería pasar cuando le pedimos algo a Dios, “esperar” a que nos responda “confiando” en que hará algo al respecto.

Todos tenemos al menos una petición delante de Dios en la que esperamos y a veces desesperamos, es tanta la necesidad de una respuesta que nos olvidamos de que Dios no toma las cosas a la ligera ni las deja olvidadas porque tiene mucho que hacer, debemos de tener claro que Dios antes de respondernos desea que confiemos en Él, que esperemos en Él, y entonces nos da una respuesta como premio a la confianza y paciencia.

Que no te sea difícil esperar confiadamente en lo que Dios puede hacer, no ver que está obrando no significa que no lo está haciendo, el tiempo en el que necesitas tu respuesta Él lo sabe mejor que nadie, recuerda que nunca llega tarde, porque para todo ha establecido un tiempo y ese tiempo es perfecto.

Esperar es difícil para todos, pero confiar da la fuerza para hacerlo, la Biblia dice: Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará. Salmos 37:5, no se trata solamente de esperar, se trata de creer que Dios hará algo grande, que del tamaño de tu necesidad aun mayor es el poder de Dios actuando, tal vez no se ve, pero esperar confiadamente hará llegar la respuesta.

 

Por: @voztiago

Entradas relacionadas