¿PUEDO O NO PUEDO HACERLO?

Una de tantas experiencias que he tenido conduciendo fue en mis inicios cuando era novato, inicie el motor, me liste y empecé a conducir, solo que sentía el vehículo frenado y casi no andaba, la verdad no sabia que era, con esfuerzo empecé a subir cambios pero era peor, me detuve y analice que había pasado, al recordar los pasos, me dí cuenta que el freno de mano no lo había sacado por completo y las llantas están medio frenadas.

Muchas experiencias de vida son muy parecidas y en la actualidad muchos estamos en la misma situación, no podemos continuar, nos sentimos mal por que siempre caemos en lo mismo a pesar de que queremos cambiar, quiero que identifiquemos que debemos de hacer para que no estemos mas frenados y podamos ser libres de aquello que no nos deja crecer.

Lo primero que debemos hacer es no huir o identificar, tenemos que parar y e identificar eso que no nos deja, la ley son los límites que tenemos para beneficio propio y de los demás “En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana” Romanos 8:3 NVI, Sabemos que es muy difícil dejar cosas que no son correctas, ahora que cosas no son correctas, pues es todo aquello que me aleja de la presencia de Dios, por ejemplo si es mas importante dormir, jugar, ver televisión, u otra cosa que orar, leer la Biblia o estar más en relación con Dios pues eso es lo que sabemos que no es correcto y que este contrario a lo que esta en la palabra de Dios ”la Biblia”.

“¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado para que la gracia abunde?” Romanos 6:1 NVI nos hace estas preguntas, en el siguiente versículo responde “¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?” Romanos 6:2 NVI, la gracia de Dios es la que nos ayuda a no estar en pecado que es todo aquello que nos aleja de Dios, aquí nos dice muy claro que cuando hemos muerto al pecado ya no deberíamos pecar más, ósea que nos indica que al identificar lo que nos aleja de Dios morimos a eso, ya no caemos más en lo mismo, hay una promesa que nos ayuda en todo esto, “pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad». Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.” 2 Corintos 12:9 NVI.

Lo segundo es que pongamos de nuestra parte “Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.” Gálatas 5:1 NVI hay que mantenernos firmes es que ya morimos a eso que nos aparta de Dios por que el nos libertó recordemos “Yo, por mi parte, mediante la ley he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios.” Gálatas 2:19 TLA, si morimos a esas cosas ya no estamos en la ley por lo tanto vivimos para Dios.

Lo tercero Dejemos que Jesús sea el que gobierne nuestra vida “Así que, si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres. Juan 8:36 NVI, aquí nos dice que si dejamos que Jesús nos libere seremos verdaderamente libres ósea que hay libertades falsas, no nos engañemos solo en Jesús es que podemos encontrar la verdadera libertad.

Recordemos que “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.” 1 Corintios 10:23 RVR60  

 

Por: Milton Triviño

Entradas relacionadas

Deja tu comentario