PASO A SEGUIR

Dicen por ahí, que en la vida no se cuentan los pasos que hemos dado, sino las huellas que hemos dejado. Sin embargo, no pueden existir huellas, si en primer lugar no damos pasos. Desde que nacemos, estamos dando pasos, no solo para caminar, sino pasos determinantes para la vida, por ejemplo: pasos para soñar, pasos para crear, pasos para aprender, pasos para decidir, pasos para conquistar, pero sobre todo pasos para crecer.

Hasta ahí todo está bien, no obstante, hay momentos en nuestra vida, que no queremos caminar, porque no existen avenidas; sencillamente no hay propósito para avanzar. El problema no es la falta de avenidas, caminos o autopistas, porque hay millones de metros cuadrados por construir; el problema surge de una pregunta… “cuál es el siguiente paso para mi vida?”.

Seguramente, estás culminando tu colegio, tu carrera, tu proyecto de vida, y estás tratando de decidir qué es lo siguiente. Tal vez solo estás pensando en tu futuro y alternando en decidir qué tipo de carrera sería una buena opción, analizas costos, si hay o no futuro; si ese trabajo es el adecuado y de tu merecimiento; si él es el chico o la chica para tu vida; si él será un buen padre para tus hijos o si ella será la mejor compañía.

Efesios 1:18: DHH: “18 Pido que Dios les ilumine la mente, para que sepan cuál es la esperanza a la que han sido llamados, cuán gloriosa y rica es la herencia que Dios da al pueblo santo”,

El Señor en este versículo te da la respuesta, de tu paso a seguir, el quiere a través de esta verdad, que conozcas el llamado de Dios, y te da la certeza del por qué no tienes que preguntarte: “¿cuál tu siguiente paso?”. Simplemente ya sabes cuál es la esperanza por la que hemos sido llamados, evidentemente la gloriosa y rica herencia de Dios es para su pueblo santo.

Ahora…¿Cómo encontramos el llamado de Dios? La respuesta es sencilla, ora con este versículo diariamente. Ora para que sepas la esperanza del llamado de Dios. Pídele al Espíritu Santo, quien vive en ti, que renueve e ilumine tu mente, solo ahí sabrás lo que Él Señor quiere que hagas.

Te sorprenderás!!!, al descubrir que Dios comenzará a mostrarte el siguiente paso que debes tomar para descubrir tu llamado.

Por: Danilo Rodriguez

Entradas relacionadas