DIME COMO ES TU FACEBOOK Y TE DIRÉ QUEB ERES…

¿Quién no ha subido fotos y fotos de vacaciones, salidas con amigos, familiares y otros?¿Quién no sube un comentario expresando sentimientos u opiniones sobre algún suceso? pues todos los que hacemos uso del ciberespacio y nos sumergimos en el mundo infinito de las redes sociales, hemos participado de una u otra manera de esta mundo y si no, quien esté libre de fotos, que tire la primera piedra.

Un estudio de la Universidad de Cambridge analizó los “likes” de 58.000 usuarios, logrando determinar con un 85 % de precisión las tendencias políticas y religiosas de las personas. Otros estudios concluyeron que se puede predecir con bastante exactitud rasgos de la personalidad, pues exponemos atributos básicos de nuestro carácter como sentimientos, tendencias religiosas, de consumo, y políticas a través de lo que publicamos en las redes sociales. 

¿Ahora quien puede determinar si esto es bueno o malo? La palabra de Dios nos dice, de la abundancia del corazón habla la boca (Lc. 6:45) el tema no es, que usemos las redes, sino el “como” las usamos, también dice Pablo en 1 Cor. 10:23todo me es licito más no todo me conviene; hay que preguntarnos ¿Qué tanto tiempo estamos usando para ver redes? ¿Publico para llamar la atención, o lo hago para comunicar algo importante? ¿Comento para buscar aceptación y el reconocimiento, o solo para exponer un punto de vista? ¿Te entretiene insultar o estar criticando? ¿Tegusta hacer ruido para llamar la atención de otras personas o simplemente quieres hacer ver alguien que no eres, o te muestras tal como eres?

El afán por destacar entre los demás y por obtener reconocimiento nos lleva a sacar nuestro mejor «yo», o inventar uno y fingir ser alguien que no somos. Esto es peligroso, porque cada uno de nosotros tenemos una personalidad, y lo que debemos hacer es aceptarla y potenciarla, no refugiarnos en un «yo» que no nos pertenece y nos puede provocar conflictos.

Si tienes una página personal de Facebook, instagram, twiter, whatsapp, entre otras redes sociales, compórtate en ellas como lo harías en tu vida normal, muéstrate natural, sin fingimientos, y sobre todo úsalas de manera adecuada, sin que se te vuelva un vicio, una adicción descontrolada o un medio para dañar a otros. Sé un cristiano genuino e íntegro.

¡ puedes ser luz en medio de las tinieblas!¡puedes ser luz en medio de tus redes sociales!

por: Julieth Marín Torres

Entradas relacionadas