¿CÓMO VENZO EL PECADO EN MI CAMINAR CON CRISTO?

Hoy quiero iniciar este devocional pidiéndole a Dios por tu vida, hoy tal vez estés pasando por momentos difíciles y sientes que te ahogas cuando vienen pruebas a tu vida, pero descuida hoy quiero presentarte a alguien que esta pasando en el barco para salvarte, para darte la fortaleza, su nombre es Jesús, el te enseñara a vivir una vida victoriosa, una vida fundamentada y discipulada por la palabra de Dios que es viva y eficaz.

Hoy reconoce en tu corazón y en tu vida que el señor es tu salvador y te da una nueva oportunidad para vivir una vida agradable y en victoria, tal ves te has olvidado que el señor te da las herramientas para salir en victoria; en el libro de 1 corintios 10:13 Dios nos dice “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” Este versículo nos habla claramente que podemos salir de la tentación y del pecado en el cual nos encontramos, pero es tiempo que apliques la palabra para tu vida con más fervor.

Mateo 26:41 dice “Velad y orad, para que no entréis en tentación”, tal vez mi querido amigo eso nos hace falta, velad y orad para estar llenos de el espíritu santo de Dios; cuando satanás tentó al señor Jesucristo y el libro de Mateo 4 nos habla la palabra en el desierto, donde lo tentó 3 veces, es decir que satanás no se va a dar por vencido, ¿sabes por qué? porque no se quier ir sólo al infierno, el no te muestra lo que hay detrás de la cortina, el no te dice a donde puedes ir si accedes al pecado, pero hoy necesitamos estar fundamentados en la palabra, dedicarle más tiempo a la palabra y a la comunión, así obtendrás herramientas para caminar con Cristo en victoria y en bendición.

Quiero despedirme con este versículo situado en Juan 3:16-17 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. 17 porque no envió Dios a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”

 

Por. Nicolás Bejarano

Entradas relacionadas

Deja tu comentario